jueves, 17 de mayo de 2012

Y ahí está el mundo…


Y ahí está el mundo.
Nos creemos libres y que nada nos preocupa,
hasta que tenemos hambre y matamos.

Hoy tengo valores.
Siento amor en el pecho
como fiebre en el verano.

El odio va y viene
como el arrepentimiento.

Subimos y bajamos,
entramos y salimos,
amamos y matamos,
inhalamos y exhalamos.
Morimos solo cuando estamos quietos.

Dejamos de trabajar y morimos.
Dejamos de amar y (dicen que) morimos.
Vivimos y morimos.

Dicen que lo último que prevalece es la muerte,
pero en cierto punto la Muerte se suicida y nos dice:
“En verdad les digo que solo la muerte existe”,
pero no se siente.

Y si te mueres, y te amo. Te lloro y te entierro. Te recuerdo y me muero, al final nada nos queda,
y mientras tanto hay de todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada